Featured

¿Por qué Lean UX y Design Sprint cambiaron el diseño de productos para siempre?

Hay dos libros que cambiaron la historia del diseño y con Bardo trabajamos para que se lleve a cabo un workshop con ambos coautores. El domingo pasado tuvimos el honor de compartir el día con Jeff Gothelf y Jake Knapp y nos pareció justo hacer una publicación explicando por qué Lean UX y Design Sprint han marcado un cambio de paradigma en los procesos de trabajo dentro del diseño.

¿Qué tienen en común Lean UX y Design Sprint? Muchísimas cosas. Para empezar, tanto Gothelf como Knapp plantean que se desperdicia tiempo y dinero en ideas que no funcionan. Hay cientos de miles de apps en cada store que no tienen una sola descarga. Atrás de cada una de esas apps hay equipos, agencias, estudios, desarrolladores, diseñadores, comunicadores, CEOs, COOs, CTOs y más. ¿Primer punto? Validar tus ideas.

Además, ambas metodologías parten de la base de que el mundo, impulsado por la tecnología, está cambiando demasiado rápido. Tomando esto en cuenta, nos damos cuenta de que no podemos predecir qué va a pasar con la industria, con nuestros usuarios ni con el mercado y, en consecuencia, no podemos saber qué va a funcionar y qué no con certeza.

Entonces, tenemos que tener la flexibilidad y velocidad suficientes para diseñar productos y servicios rápido, reaccionar ante cambios inesperados e iterar continuamente. No podemos estar 3, 6 o 12 meses esperando a testear un producto o servicio y, parece obvio pero todavía hay que aclararlo, no podemos no testear productos o servicios. En línea con esto, es crucial que cualquier organización mantenga una cultura de trabajo que propicie la colaboración, agilidad e innovación. Solo de este modo podrán mejorar continuamente sus productos y servicios y sus procesos de trabajo.


Lean UX, basado en los fundamentos del desarrollo ágil, y Design Sprint, basado en los fundamentos del Design Thinking, se centran en el usuario, en reducir el desperdicio producido durante el ciclo de diseño y en mejorar el UX a través de múltiples iteraciones sin perder mucho tiempo en la documentación. Esto no significa dejar de lado el research sino agilizarlo y optimizarlo. Hay 3 fases claves: construir, medir, aprender.  

Sprint y Lean dan por sentado que el primer diseño de un producto siempre será incorrecto y necesitará una iteración. Esta es la razón por la que se considera más importante lanzar un prototipo desarrollado utilizando recursos mínimos y comenzar a recopilar feedback de usuarios reales cuanto antes que gastar tres, seis o doce meses diseñando y desarrollando un producto o servicio que será viejo y anticuado al momento de ser lanzado.


Ambas teorías, tienen como punto clave la colaboración de un equipo multidisciplinario mientras se resuelve un problema. No se pueden resolver problemas aislando áreas y haciendo que trabajen por separado. De la sinergia entre personas de distintos departamentos surgen las ideas más transformadoras y contundentes. Esta es la única manera de crear MVPs desde una perspectiva transversal teniendo en cuenta, al mismo tiempo, lo emocional, lo usable, lo confiable y lo funcional.

Es el Design Sprint el que incorpora, además, una técnica para lograr que, aunque parezca contradictorio, el brainstorming de un equipo multidisciplinario sea estructurado, cumpla determinados tiempos y no se lleve a cabo en reuniones infinitas donde el que grita más fuerte o tiene una idea más formada tenga la razón. El Design Sprint descentraliza las discusiones y le da al decisor/a el poder de elegir, después de escuchar distintas perspectivas, qué camino tomar.

Construir, medir, aprender. La idea central es utilizar como input las ideas e hipótesis de un equipo para crear un prototipo que luego será testeado y sobre el cual se harán iteraciones. Tanto Design Sprint como Lean UX son formas de trabajar tan cruciales e ineludibles para empresas con pocos recursos como para empresas grandes que quieren maximizar su output y reducir pérdidas. No es algo que invento o imagino, ya vimos a Google, Uber, Airbnb, Slack, Blue Bottle Coffee, Flatiron Health y muchas más empresas y startups de adentro y afuera de Silicon Valley implementar Lean y Sprint en sus procesos y sus proyectos.

Design Sprint y Lean UX confirman la teoría de que la frase “every company is a software company” ha quedado anticuada. Hoy en día, el diseño ha ocupado ese rol transformador en compañías grandes, medianas y pequeñas. Es el diseño lo que va a permitir que validemos nuestras ideas y dejemos de gastar tiempo y dinero en productos y servicios que los usuarios no quieren.

Resolver problemas reales de la manera más eficiente y generar una excelente experiencia de usuario son puntos clave en cualquier compañía hoy. Ya no se trata de entender a la tecnología y la innovación como disciplinas nuevas, brillantes, inaccesibles y costosas sino que hoy el diseño nos permite encontrar la manera de transferir valor de organizaciones a usuarios, de identificar problemas, alinear equipos y planificar, dentro de un mundo cada vez más veloz, acciones concretas y seguras.

La idea es dejar de seguir modas y no construir una app porque todos tienen una ni usar inteligencia artificial porque “es el futuro” se trata de generar espacios dentro de las organizaciones que nos permitan cuestionar y pensar hacia donde ir antes de tomar una decisión que nos cueste mucho tiempo, esfuerzo y dinero.


Juan Manuel Abrigo
CEO - Product Strategist
Subscribe

Product Innovation Salad Newsletter

The best design & innovation content from the depths of the Internet curated by a team of product design experts delivered to your inbox every 2 weeks.
Gracias por suscribirte!
Oops! Algo salió mal. Vuelve a intentar más tarde.
Suscríbete

Product Innovation Salad Newsletter

EL mejor contenido en Diseño e Innovación de la profundidad de internet curado por nuestro equipo de expertos Product Designers, enviado a tu correo cada 2 semanas.
Gracias por suscribirte!
Oops! Algo salió mal. Vuelve a intentar más tarde.